La azafata
 por Poeta del sexo
Hola!  Soy un trabajador del aeropuerto de Palma de Mallorca. Hace un mes que soy conductor de los típicos autobuses que conducen a los pasajeros hacia las aeronaves y también nos dedicamos a llevar a los tripulantes antes de que salga del vuelo para tener preparado todo ante la inminente llegada de los turistas que regresan a su país de origen..

Bueno pues un día estando de servicio, mi coordinador me llamo por la radio para que me acercara a la puerta de embarque “S2” que es donde recogemos a las tripulaciones para acercarlas a su avión correspondiente…

Cuando llegue a mi destino, abrí las puertas y espere que llegaran las azafatas, el comandante y el segundo de abordo.

Saque mi libro de la mochila para que la espera fuera mas amena y entonces, mire por el retrovisor interior y vislumbre una silueta de mujer de unos 30 años, con una larga melena oscura, 1,70 de estatura, unos pechos pequeños y unas caderas que incitaban a poner mis manos en sus nalgas, las cuales eran redonditas y muy bien posicionadas.

Me acerque para dar las buenos días y ella me respondió con una sonrisa algo distante pero muy provocadora, le pedí cual era su compañía aérea y la matricula del avión para saber las señas de donde se encontraba aparcada dicha aeronave.

Ella amablemente me dio todos los datos necesarios para encontrar su avión y a cercarla a él, me dijo también que podíamos ir saliendo ya que el resto de la tripulación tardaría media hora mas en llegar debido a unos problemas con su transporte.

Yo haciéndole caso, me senté cómodamente en mi asiento, arranque el vehículo como de costumbre y me dirigí al lugar que ella instantes antes me había indicado. Por el camino entable una conversación bastante amena con ella, que de donde era?- ella respondió que era canaria pero que trabajaba para una compañía alemana porque tenia mucho mas trabajo y el sueldo era mas elevado. Me pidió que si yo llevaba muchos años trabajando allí, ya que era la primera vez que me veía y tenia muy claro que no se habría olvidado de mi tan fácilmente. Yo al oírla decirme aquellas palabras junto a mi oído, sentía como mi calor interior iba en aumento pensando en lo que podríamos hacer aquella mañana los dos juntos…

El trayecto se me hacia eterno, y cada vez ella se acercaba mas a mi cuerpo, sentía como su respiración iba en aumento, de repente tome una curva que es un poco cerrada y por la inercia, su cuerpo se balanceo de tal manera que se quedo sentada encima del mío, yo enseguida puse mis manos sobre ella sin pensarlo dos veces, y ella al ver que las ponía sobre su cuerpo se acerco mas todavía y me dio un ligero beso en los labios.
Yo me quede algo sorprendido por su actitud pero mi cuerpo pedía  guerra y sabía que una oportunidad como aquella se presenta muy pocas veces en la vida, así  que sin dudarlo puse mis manos sobre sus pechos y empecé a tocar los pezones por encima de aquella ligera blusa de color blanco, ella cada vez estaba mas cómoda sentada encima mío.  Me dijo que acelerara para llegar mas rápidamente a nuestro destino, sin pensarlo un segundo puse mi pie en el acelerador y en menos de dos minutos llegamos al avión.

Aparque el autobús en un lugar donde yo sabía que no podíamos ser visto y sin pensarlo, le di un mordisco en sus labios a lo cual ello respondió metiendo su lengua en mi boca de una forma bastante excitante, mis manos siguieron acariciando sus pechos por encima de la blusa y nuestros besos se hacían cada vez mas largos y excitantes, ella fue poniendo sus manos en mi paquete, el cual empezaba ya a estar bastante abultado. Mientras yo fui desabrochando esa blusa que empezaba a estorbarme y arranque el sujetador un poco bruscamente,  aparecieron en mis manos unos pequeños senos pero con unos pezones durísimos los cuales empecé a lamer sin descanso, ella mientras tanto no perdía el tiempo y desabrocho mi pantalón y empezó a jugar con mi pene por encima de los calzoncillos.
La cogi por la cintura y la puse encima de todos los mandos del autobús quedando su cintura a la altura de mi boca, desabroche su pantalón azul oscuro con mis manos y baje un tanga de color verde claro, empecé a lamer de aquel manantial el cual estaba ardiendo, sus chillidos se hacían largos y duraderos y su cuerpo se iba arqueando entre mis manos, era algo riquísimo, sus labios vaginales estaban chorreando y tuvo su primer orgasmo entre mis labios, un chorro recorrió mi boca, aquello era un manjar exquisito.

Ella entonces se puso de rodillas y empezó a lamer mi miembro por encima del calzoncillos, poco a poco lo fue retirando, primero lamiendo un huevo, después el otro y así poco a poco fue metiéndose mi miembro entero en su boca, yo no podía mas, estaba a punto de correrme dentro de su boca, pero aguante como pude y después de unos minutos la situé otra vez encima de los mandos de conducción y fui metiendo mi miembro en su coño rasurado, primero embestidas suaves y cortas que poco a poco se fueron haciendo mas largas y mas fuertes, ella gemía de placer y yo me encontraba en un éxtasis eterno..

De repente oí por la emisora que un compañero mío traía al resto de la tripulación, me quedaban solo cinco minutos para acabar aquella faena, sin pensarlo le di la vuelta y se la clave entera en su precioso y respingon culito, ella se sobresalto un segundo al notar mi embestida pero enseguida su culo se dilato para poder meter mi miembro entero dentro de él ,fuerte muy fuerte le estaba dando por culo para terminar pronto, y así fue sin mas preámbulos, no pude aguantar mas y me corri dentro de su culo. Fue una sensación esplendida, nos miramos a los ojos un segundo y comenzamos a vestirnos rápidamente..

Miré por el retrovisor izquierdo y vi. llegar a mi compañero con el resto de tripulantes bajando del autobús.

El comandante le pido a la azafata si se había aburrido y ella sonrió y dijo que habíamos mantenido una preciosa conversación..Lo único que no hicimos fue hablar…
 

por Poeta del sexo
 
 

Volver al indice del Poeta del sexo