Depilando a mi sobrina
 por Poeta del sexo
Llega el verano y con ello las vacaciones familiares, como cada año mi hermano y sus hijas vienen a verme para pasar conmigo dos semanas de sol y playa en mi casa de Mallorca. Mi hermano Francisco tiene 5 años mas que yo, esta separado y tiene dos hijas, Elvira y Noemí. Elvira tiene 19 años, es una chica morena, bastante atractiva y muy desenfadada y extrovertida, todo lo contrario de su hermana menor Noemí que tiene 14 años, pero es muy tímida y le cuesta mucho relacionarse, pero bueno en esta historia nos centramos en Elvira.

Mi casa no es gran cosa, como la de cualquier soltero de 30 años, sin tiene para dedicarse a la casa (ni ganas), consta de dos habitaciones, un salón comedor (con cocina americana), un baño y un aseo…

Bueno,  ellos vienen a casa y yo como en verano no disfruto de vacaciones les dejo unas llaves, el coche y van a su rollo mientras yo sigo trabajando a destajo en verano.
Pues bien, os voy a contar lo que me ocurrió un día que llegue de trabajar inesperadamente a casa…

Aparque la moto y entre en mi pequeño habitáculo, sobre la mesa había una nota de mi hermano que decía que habían ido a la playa y volverían tarde, así que yo creía que me encontraba solo en casa. Me dirigí a mi habitación y desvestí y me dirigí a la ducha (Yo en casa suelo ir a menudo desnudo sobretodo en verano), abrí la puerta y cual fue mi sorpresa al encontrarme a mi sobrina Elvira, sobre el water con una cuchilla de afeitar sobre su vello pubico. Mi primera reacción fue cerrar rápidamente la puerta y pedir disculpas. Me dirigí a mi cuarto para ponerme algo y esperar que Elvira saliera del baño. Volvía hacia el salón cuando oí su voz que me llamaba: “Tío, porfa entra  y ayúdame”. Yo estaba algo desconcertado ante aquella invitación, pero cabe decir que me había excitado bastante la visión de aquel cuerpo joven depilándose, así que no lo pensé un segundo y entre en el baño.

Elvira seguía sentado en la misma posición pero todavía no había empezado a depilarse, tenía mucho vello oscuro y rizado en su joven coñito, era una visión que alteraba mi cuerpo y algo entre mis piernas empezaba a cobrar vida, ella se dio cuenta y me dirigió una sonrisa picara. “Tío seguro que has visto muchas mujeres desnudas, dime una cosa, como prefieres que tengan el chocho, depilado y con mucho pelo “.
Yo, la verdad siempre he preferido lamer un coño depilado y así se lo hice saber a mi sobrina. Ella me dijo que nunca se había depilado y que tal vez yo pudiera ayudarla, ya que no quería hacerse daño en aquella sensible zona, pero con una condición que yo también me desnudara y así ella vería una polla de un hombre mayor, que nunca había visto y le había mucha ilusión.

Le dije que de acuerdo, pero que si empezábamos con este juego tendríamos que acabarlo, y que debería ser un secreto entre nosotros dos, Elvira sonrió y me hizo una mueca que  indicaba que estaba dispuesta a jugar conmigo hasta el final.

Me desprendí de mi short y mi rabo quedo a la vista, estaba totalmente erecto, ella se sorprendió un poco al ver el tamaño, pero yo la tranquilice. Me dirigí hacia el armario y saque mi espuma de afeitar, me arrodille ante ella y empecé a poner espuma en su chocho, tocaba y restregaba la espuma y veía como ella se iba excitando, le quite la cuchilla de las manos y empecé a depilarle su coño, la verdad fue algo complicado, tenía muchísimo vello pubico, se notaba que era la primera vez que se depilaba aquella zona, pero poco a poco, iba quedando a la vista un coño sonrosado y muy joven, con unos labios vaginales pequeños y muy apetecibles. Cuando acabe la depilación, cogi una toalla pequeña para quitar los restos de espuma y la hice ponerse de pie, para que viera como había quedado totalmente depilada, ella sonrió y directamente me dio un beso en los labios, notaba como su lengua buscaba la mía, yo estaba sorprendido ante la iniciativa de mi sobrina, pero no tarde nada en entrelazar mi lengua con la suya. Le quite el top que llevaba puesto y ante mi quedaron a la vista unos pechos pequeñitos y con unos pezones totalmente duros, los cuales empecé a chupar y masajear, ella mientras tanto con una de sus manos empezó a tocar mi polla despacito y hacerme un sube baja que yo estaba en la gloria, sin dudarlo se agacho y me miro y empezó a hacerme una mamada con mucho estilo y gracia, yo estaba gratamente sorprendida por la experiencia de mi sobrina y notaba que no era la primera mamada que hacia, su lengua chupaba mi glande, pasaba a mis huevos y volvía a metérsela enterita en su boca, después de unos cinco minutos así, llegaba mi turno de lamer aquel chocho recién depilado y que tenia tantas ganas de saborear, la tumbe sobre el water, me arrodille de nuevo y empecé a lamer primero sus pechos y fui bajando hacia el ombligo, estuve un rato lamiendo la entrepierna y alrededores hasta que poco a poco fui posando mi lengua en sus labios, lamí despacito y poco a poco abriendo con un dedo para encontrar su clítoris que estaba muy sonrosado y totalmente lubricado, estuve lamiendo un buen rato y metiendo un dedo detrás de otro, aquello hizo que mi sobrina  lanzara unos gemidos espectaculares, me miraba y me decía que quería mas, que quería que la penetrara, que necesitaba sentirla dentro, yo dude un instante de lo que estábamos haciendo, era mi sobrina, pero ella disipo mis dudas cuando me dijo que no era virgen, que con su novio ya lo había hecho muchas veces, yo al oír aquello, estaba algo mas tranquilo, y con mi cabeza asentí, y poco a poco fui introduciendo mi pene en aquel chocho sonrosado y sin vello, fui haciendo un mete saque despacito y suave y poco a poco iba subiendo el ritmo de mis embestidas, Elvira gemía y me decía “ Tío no pares sigue así, que bien, como me gusta que me follen “ , yo oía sus palabras y mis embestidas eran mas bestias, estaba disfrutando de aquella joven que me pedía mas y mas sin pensar que era mi sobrina, aquella que había visto crecer, aquella linda jovencita que ahora ya era toda una mujer que me estaba dando mucho placer, cambiamos de posición y seguí embestiendola con mi rabo, hasta que ya no pude contenerme y le dije que me corría, ella me dijo que quería sentirla sobre su boca y sin mediar mas palabra comenzó a lamer mi polla que estaba a punto de explotar y toda mi leche fue a parar a su boca y su garganta, no pudo tragarse tanta cantidad de leche y se fue derramando por su joven y bello cuerpo. Al acabar se incorporo y me dijo “Tío, ha sido el mejor polvo de mi vida, esto tenemos que repetirlo ante de que me vuelva pa Madrid “. Yo no conteste a su pregunta, le dije que ahora teníamos que ducharnos ante de que llegase su padre y su hermana, nos duchamos juntos, nos secamos y nos vestimos.

Al cabo de una hora regreso su Padre y su hermana, yo estaba preparando la cena y mi hermano me preguntó que tal se había portado Elvira, yo la mire y sonreí contestándole a mi hermano que había sido una buena sobrina y no me había dado problemas…

Mi sobrina y yo lo hicimos tres días mas antes de que ella volviera a Madrid, nunca nadie supo porque ella dejo de ir a la Playa cuando venía a mi casa en Verano. Nuestra relación se prolongo durante dos veranos hasta que un año ella se presento con su novio en mi casa para pasar las vacaciones de verano, pero eso ya es otra historia…
 

por Poeta del sexo
 
 

Volver al indice del Poeta del sexo