La hermana de mi novia
 
Esta relato es real como la vida misma y en el cuento la relación que mantuve con la hermana de mi novia hará 4 años atrás. Yo tenía en aquellos momentos 18 años y mi novia iba camino de los 17. Llebavamos casi dos años saliendo y yo gozaba de bastante confianza por parte de ella y de su familia. Aunque la hermana de Sonia, mi novia, parece que sentía más amor que esta por mí. Esta solo tenía 13 años cuando ocurrió la historia. Se llama Ana.

Ana y Sonia se llevaban bastante bien y bastantes veces habíamos salido los tres juntos al cine, de compras..

Sonia sabía que su hermana tenía una fijación especial en mí pero desechaba cualquier acercamiento entre Ana y yo. Pero se equivocó.

El día D llegó un fin de semana. Sus padres la habían dejado al cuidado de su hermana durante un fin de semana ya que tenían una boda. Yo que me había pasado la semana pensando en hacerlo con Sonia aprovechando la amplitud de espacios que nos ofrecía su casa. A Ana la iban a venir a buscar unos amigos de los padres de Sonia el Sábado así que nos íbamos a quedar totalmente solos en su casa esa noche. El viernes simplemente dormimos en la misma cama (la de los padres). Pero dormimos los tres ya que Ana se había metido en la cama cuando Sonia estaba adormilada. Sonia lo permitió ya que yo dije que no me importaba. Y vaya que no me importó. Al quedarnos dormidos Sonia y yo, Ana se debió dedicar a meterme mano y comerme a besos según me contó esta más tarde.

El Sábado estuvimos viendo películas y después de comer llamaron a Sonia para hacer un trabajo de clase con unas amigas. Pero como necesitaban Internet, se fueron a casa de otra. A mí me dejó al cuidado de Ana. Pero parece que me cuidó fue ella a mi . Me hizo café, me ofrecía de todo...Hasta que nos pusimos a hablar recostados en el sofá. Ella se me iba acurrucando al lado mío. A la hora de marcharse Sonia, esta llamó por teléfono para decir que se retrasaría un par de horas o más ya que tenían para rato.

Así que me quedaba solo con la pitufa. Pues estabamos hablando cuando me pregunta:

-¿Qué? Esta noche ñaka ñaka

-¿Cómo?- Me hacía el loco- ¿a qué te refieres?

-A ver si me explico una parerjita sola en casa no se...A que tu y Sonia lo vais a hacer como cosesos. Que no soy tonta.

-Joder con la pitufa¡ Qué enterada - Estaba cantado que por mi parte lo iba a intentar así que dejé de negarlo- Ya veremos

- ¿Cómo que ya veremos? :¿No me digas que os vais a rajar? Venga anda No me tomes el pelo que se te ve a kilómetros

-¿Si? No en serio. No lo sé ya que tu hermana... ya sabes la da corte y esas cosas

-No jodas. Si no lo hace es que es tonta. Iba yo a dejar pasar una ocasión así.. ya

Se la veía muy salida a la chavala. Yo que intentaba rehuir del tema pero me era imposible ya que tenía unas ganas locas de saber. Además no dejaba la ocasión de lanzar evasivas.

- Ana!! ¿ quieres que baje a comprar algo, pipas, gusanitos? ya sabes...

-Venga anda¡ No cambies de tema. Además tu eres el invitado así que yo invito perooo a cambio de que no me dejes en ascuas- Se levantó hacía la cocina- Voy a hacer unas palomitas ¿Vale?

-Como quieras

Ella levaba un bonito pijama de estos de verano que dejaba ver todo. Era un pantalón corto y una camisa abierta , muy fina. Yo no me había dado cuenta pero nada más irse Sonia, Ana se había cambiado de pijama solo para mí ya que no eran fechas de ese pijama(era un día bastante fresco de Marzo).

Al rato volvió de la cocina con un bol lleno de palomitas. La verdad que no estabamos mirando la tele que llevaba una hora encendida. Se puso el bol entre las piernas y siguió con el ansia de saber

-Así que mi hermana es una estrecha eh¡ Teniendo las oportunidades que tiene..

-Eh Que yo no he dicho eso sino que no le hace mucha gracia

-Perdona eso, para mí y para parte de la humanidad, se le llama estrecha. Y si no es que es tonta del culo

-Joder vas tu bastante lanzada ¿eh?

-Puff Lo que pasa que yo se lo que quiero. Pero me falta la oportunidad ¿ Que? ¿Quieres palomitas? Anda coge que no te voy a comer- y volviendo la cabeza para el lado opuesto al mío dijo en voz baja- Si es que no me lo pides,claro¡

-¿Qué?- Me estaba empezando a preocuparme

-Nada nada que si no quieres no pasa nada...

-Si no quiero ¿qué?

-Pues ya sabes... si dices que Sonia no te complace sexualmente... yo en cambio...

Reconozco que a partir de este momento vi la luz y empece a seguir el juego aunque guardandome las espaldas(Temía que sería una broma de las hermanas).

-Si es lo que creo que es ya sabes que es imposible, no quiero hacer daño a Sonia.

-¿Daño? Porque vas a hacerla daño. ¿ Crees que yo se lo iría a contar?

-Pero Ana que no quiero joder. Además que no tienes edad para estas cosas

-Que no tengo edad ja¡ Por eso tu no te preocupes.

Me sorprendía la forma de hablar que tenía Ana a su corta edad. Hablaba como una de la a edad de Sonia.

-Venga anda ¿Que? ¿Me estáis grabando? Anda ya , ya está bien con la broma

-Ah ¿Crees que es una broma? Pues atento...

Se levanto del sofá y se dirigió hacia la puerta de la casa. Con unas llaves que había en el recibidor trancó la puerta y me dijo:

-Estas llaves son las de Sonia pero por sí acaso ....

Acercandosé a mí se empezó a desnudar. No tenía mucho pecho aunque para la edad que tenía estaba bastante crecida. Yo me estaba quedando blanco. Se quito las braguitas y dejó que pudiera ver su rajita. Prometía la chica, prometía. A decir verdad era como un clon de Sonia. Morenita, delgada y con pechos más que aceptables.

Yo, en serio, no quería hacer daño a Sonia pero la oportunidad mandaba aunque seguía estando confuso. Aunque mi entrepierna estaba ya a 100 desde hace rato.

Ella me indicó que la sugiriera. Yo por momentos mosca todavía la perseguía como el que no quiere la cosa. A la altura de la habitación de sus padres se detuvo esperándome. Al llegar yo me empujo cariñosamente hacia dentro. Empece a andar hacia atrás, mirando a Ana que me seguía a corta distancia. Al momento y cogiendomé por sorpresa se abalanzó sobre mi cayendo de espaldas a en la cama. Me empezó a dar besos en la cara diciendo a la vez que estaba loca por mí. Yo estaba con las manos en el aire sin atreverme a tocar. Ella deparo en eso y agarandomé los brazos los acercó a su cintura. La verdad es que su cintura me parecía demasiada estrecha no para la edad sino para mi. El culo lo tenía muy suave al tacto. Ella mientras me estaba desnudando locamente.

Yo me quité los pantalones ya que ella se estaba haciendo daño con el cinturón ya que no paraba quieta.

En ese momento la abracé para poderla voltear. Entonces ya estando encima la empecé a besar la boca, la cara, el cuello y las tetas. Ella mientras ya tenía en sus manos mi polla aunque  la manejaba con excesiva torpeza. Al ratito me pidió que me la dejará chupar. Me volví a tumbar boca arriba y la indiqué como debía hacerlo ya que era bastante bruta. Usaba mi polla como si fuera el palo de un futbolín. Yo mientras pensaba en si penetrarla o no. Quería hacerlo pero una voz me decía que sería mucho para ella. Al verla tan delgada y la rajita tan pequeña....

Ana consiguió de todas formas que me corriera aunque al principio no se atrevió a chupar la sustancia. Después la encantó según pude ver. Al momento la abracé por la cintura para tumbarla y poder comer su coneijito.

Estaba ya bastante húmedo aunque la hice correrse un par de veces más. Mi lengua pudo probar los primeros jugos del nuevo manantial. Ella gemía con todas sus fuerzas y le pedí que mordiera la almohada ya que habría vecinos.

Ana estaba exhausta. Yo ya pensaba que no habría penetración cuando me ordenó:

- Métemela, venga métemela que no aguanto más

- Ana creo que es demasiado. Te puede doler demasiado.

- No me vengas con bobadas Si me duele me va doler a mi así que tu tranquilo. Eso me extraña que duela

- Ana joder, que lo estamos haciendo a pelo que es tarde

-Eso joder eso es lo que quiero que me jodas...

Estaba fuera de sí. Temía hacerla demasiado daño. Aunque se salió con la suya Ella se puso a cuatro patas , la remojé el coño y la cambié de posición. No quería hacerlo a 4 patas. Me tumbé y sin decirla nada se subió encima y se acercó la polla a su todavía estrecha raja. Yo no quería participar mucho así que metí solo la puntita. Ella intento bajar suavemente aunque desistió por el dolor.

-No puedo Uhhh No puede ser

-Venga joder no me dejes así- la chillé - te lo había dicho....

Se volvió a incorporar y la metí otra vez la punta pero con más fuerza. Lanzó un chillido. Estaba empezando a llorar pero quería seguir. El problema no era por mi polla ya que esta es de tamaño no demasiado grande sino por su estrechez. Y lo peor es que ella no se decidía.

-Venga joder metelaa Dejaté caer.

-Me duele mucho, pufff

Ana no se atrevía a seguir pero yo no aguantaba la idea de quedarme a medias así que de un rápido movimiento la tumbé boca arriba, la separé las piernas y firmemente y sin pensarlo se la metí poco a poco Ella empezó a chillar pero sus chillidos a la segunda o tercera embestida se convirtieron en gemidos. La verdad es que sangró un poquito. Yo noté como se estaba corriendo una y otra vez. Yo me la estaba gozando aunque ella no se quedaba atrás con su particular mezcla de dolor y placer. Me corrí y para no correrme dentro ni encima de la cama se la metí en la boca. Ella succionó como buenamente pudo ese aluvión de sustancia.

La dejé sola unos minutos mientras que yo fui a preparar un baño caliente. Cuando volví ella no se había recuperado totalmente y la tuve que levantar. La bañe con ternura con especial cuidado de sus partes más intimas. No me fijé pero seguro que la hice volverse a correr. Ella me pidió que me metiera con ella en la bañera pero tuve que explicarla que era tarde y que su hermana estaría al caer. No fue así ya que después del baño tuve tiempo para vestirla cuidadosamente. Ella se dejaba hacer esto y me miraba todavía loca de lujuria. Después en el sofá tuvimos tiempo de comernos a besos y de hablar de lo sucedido y del futuro. Acordamos guardar absoluto silencio pero ella me pedía volver a hacerlo alguna vez más. Yo no respondí. El que calla otorga se suele decir. No estabamos besando otra vez cuando vino el matrimonio a buscarla.

Al rato llegó Sonia bastante caliente. A saber de había mirado en Internet. Pedimos unas pizzas y al rato ya estabamos en la cama. Por supuesto en la de sus padres. Fue un polvo bastante tranquilo por mi parte aunque Sonia no se percató. Venía muy cachonda. La verdad es que me divertí bastante más con Ana. Yo caí dormido a eso de las dos y ella supongo que al rato.

Las cosas en la actualidad han cambiado ligeramente. Aunque tengo encuentros de pura lujuria con Ana me entregué (casi) completamente a Sonia. La relación con Ana era casipara que callara. Si lo hacía ella cerraba la boca. Yo de mientras me daba el lote con las dos.

Hace un año Sonia se enteró, no se como, del rollo que manteníamos Ana y yo. Cortamos durante un mes tiempo en el que estuve a punto de salir con Ana pero yo quería a Sonia y volvimos. Una vez que Sonia sabia lo nuestro no había razón de volver a la cama con Ana. Por supuesto no fue así ya que en la actualidad seguimos viéndonos a escondidas. Ana tiene novio pero da igual. Es el morbo. Para mi Ana es Sonia con un par de años menos. Un juguete. Y Sonia es como Ana pero más madura.
 

Sheila

 

Volver al Indice de Sheila