EN EL METRO
 
Iba en el metro como cada mañana. Me he sentado en un vagón de esos que llevan los asientos en grupos de cuatro ... de dos en dos mirándose... Al sentarme, tenia delante de mí a una joven, morena... con pelo mas bien corto, unas pequeñas patillas negras y con unas gafas de pasta negra... una cara redonda y agradable. Llevaba una chaqueta negra y una camisa de un color gránate oscuro... las curvas que marcaba bajo la chaqueta insinuaban unos buenos pechos. Pantalón negro y zapatos  negros con unas pequeñas plataformas de no más de 6 centímetros. La piel blanca le hacia destacar sus manos sobre un bolso negro.

Al principio iba leyendo el periódico...hoy yo vestía mi abrigo oscuro de cuello de ante, mi chaleco de punto, con una camisa amarilla y unos pantalones de algodón grises oscuro muy bien planchados y con mis zapatos de ante marrones.... .. Al principio solo veía que ella iba mirando al lado, como si mirase por la ventanilla... estaba quieta y casi no pestañeaba .... pero al buscar con mi  mirada lo que miraba, he descubierto su rostro en el cristal que me estaba mirando a mi.... el cristal con la oscuridad del túnel hacia de espejo. Me quede mirando fijamente. Hasta que la luz de la próxima estación difumina su imagen en el cristal. Momento que aproveche para mirarla a la cara. Ella también hizo lo mismo sin inmutarse. Y como en un desafío ninguno aparto la mirada de los ojos del otro.

De nuevo entramos en el túnel y nuestras miradas buscaron  el cristal de la ventana....  Seguimos mirándonos los dos quietos y sin mover un músculo. Me estaba poniendo nervioso, no se si de excitación o de timidez...pero no deje de mirar...al llegar a la próxima estación.. Dejamos  de mirar el cristal y volvimos a mirarnos  a la cara...Esta vez no pude aguantar y baje mi mirada... entonces vi sus dedos blancos se movían como si siguiera la música de una canción... mire su cara y en sus oídos llevaba unos pequeños auriculares de un walkman que llevaba en un bolsillo. La mire y empece a mover mis dedos al mismo ritmo, baje la mirada y ella hizo lo mismo mirando mis manos... una leve sonrisa salió de sus labios cuando se fijo que mis dedos seguían su ritmo. La  complicidad había empezado....  No se me ocurrió otra cosa que cerrar mis dedos de la mano derecha y solo dejar el índice estirado. Empece a moverlo suavemente como si le estuviera acariciando, simulando con mi dedo que le estuviera frotando algun punto donde ella podía sentir mucho. Me miro y volvió a mirar los dedos mientras se movía sobre el asiento como buscando encontrar una postura más placentera. Y empezó a abrir y cerrar las piernas levemente casi imperceptiblemente. Apretaba sus muslos y los volvía a liberar. Yo seguía con mi dedo moviéndolo en pequeños círculos sobre un clítoris imaginario... pero parecía como si ella lo sintiera. Seguía moviendo sus piernas... Con mi pie tocaba su zapato y sentía una presión contra mi zapato. Antes de apartarlo, yo seguía apretando en sentido contrario... El vagón estaba lleno de gente. Al lado mío había un jubilado con un diario deportivo, al lado de ella otra joven leía el ultimo libro de Carmen Posadas.

Mi dedo seguía acariciándola imaginariamente, abrió sus piernas y puso una mano bajo el bolso... mire su cara y por un momento vi como entornaba sus ojos para seguir mirándome mi dedo. Yo empezaba ha estar muy excitado... sentía una presión familiar en mi pantalón. En un momento me lleve mi dedo índice a mis labios y con un movimiento rápido lo pase por mis labios...y volví a bajar mi mano para seguir con mis caricias...ella no perdió detalle y lanzo pequeño suspiro... Su brazo se escondía bajo el bolso que  tenia entre las piernas... Se movía lentamente. Pero sus ojos entornados la delataban....  se estaba acariciando. Allí en el metro....  entre el jaleo de las puertas que se abre y se cierran y la gente que sube y baja....  Al llegar a una parada, con un pequeño golpe seco me indico algo, la mire y con sus ojos me señalo la estación....  se levanto y yo detrás lleno de excitación....  bajamos los dos, yo a un metro de distancia a un lado suyo. Ella me seguía con la mirada de reojo....  Yo no sabia que estaba haciendo pero en aquel momento pense que lo mejor que podía hacer era seguirla....

Subimos las escaleras deprisa...y salimos al exterior, la mañana era clara y limpia. Seguí sus pasos decididos por la acera. La calle estaba concurrida de gente, pero solo la veía a ella. Entró decidida en un BurguerKing, y el local estaba bastante lleno, realmente no sabia que hacíamos allí, pero en vez de ir al mostrador subió las escaleras que iban al piso superior. Las mesas estaban vacías, la seguía con mi mirada. Ella seguía caminando sin girarse, oía mis pasos. Se dirigió a la puerta naranja de los lavabos. Abrió la puerta, se giro y me invito con un gesto a que entrara...  En el interior había dos puertas, caballeros y señoras... Abrió la puerta del de señoras y volvió a mirarme. Yo nervioso la seguí hasta entrar en un lavabo... tenia miedo encontrarme con alguien que se preguntara que hacia allí dentro. Entramos en el pequeño recinto, cerro el pestillo de la puerta, y sin decir una palabra se bajo los pantalones y se sentó en la taza del water. Yo me gire incomodo por la situación. Ella me cogió por la cintura y me dio la vuelta.

- " Sabes, siempre me pasa igual, no me puedo aguantar, siempre tengo que entrar aquí, hasta mi trabajo todavía me queda un rato de camino". Dijo ella.

Yo mire  hacia arriba. En ese momento note como cogía mi cinturón y lo desabrochaba... Por unos momentos el agobio de la situación me había hecho olvidar la excitación anterior. Bajo mis pantalones, bajo mis calzoncillos... Mi miembro estaba flácido. Lo cogió con sus manos frías y se lo llevo a la boca... No acababa de creerme lo que me estaba pasando. Note como  sus labios llegaban a mi vientre, lo tenia todo dentro... por momentos la excitación volvió... notaba como crecía en el interior de su boca. Notaba como lo acariciaba su lengua. Ahora sus manos apretaban mis glúteos contra ella. Yo no sabia donde mirar. El calor de su boca hacia que sintiera como toda mi sangre bajaba hasta mi miembro hinchándolo.

En el lavabo contiguo oí como había entrado alguien. Ella seguía sentada, mientras yo con los pantalones bajados permanecía de pie. Retiro su boca, mi pene estaba ya erecto y duro. Su lengua hábil acariciaba mi glande. Sus labios recorrían toda la longitud de mi miembro, aumentado mi excitación. Sus manos acariciaban la cara interna de mis muslos. Mientras su cabeza se movía cada vez más rápido en mi vientre. Mire su cara.  Sus labios húmedos rodeaban mi verga. Su ojos me miraban.

Seguía con sus gafas puestas. Ella tenia el control de mi placer. Mis piernas empezaron a temblar cuando empezaron mis espasmos. Quise retirar su boca de mi miembro. No me dejo. Me aferro fuerte por el culo contra ella, mientras empece a descargar la consecuencia de mi placer. Sentía como su lengua presionaba mi glande. Mientras una corriente eléctrica recorría mi cuerpo. Seguíamos en silencio, retiro su boca de mi miembro. Se levanto del water. Con una mano acabo de bajarse las bragas y los pantalones. Libero una pierna, Bajó la tapa. Puso un pie encima de la taza y señalándome su sexo me dijo:

"ahora te toca a ti".

Desnuda de  vientre hacia abajo. Me ofrecía su sexo rosa rodeado por su vello negro, sus muslos abiertos me invitaban a llevar mi cara hasta su entrepierna.

Desde el interior del lavabo se seguía oyendo, el ruido que sé producía alrededor. Mis labios rozaron suavemente su sexo. Sus piernas reaccionaron con un temblor. Mis manos rodearon sus glúteos. Y aferrándola con fuerza. Empece a saborear con mis labios sus pétalos rosados y carnosos. Con la punta de mi lengua separe su sexo hasta llegar a su clítoris. Empece a dar pequeños golpes. Ella respondía con movimientos compulsivos de su pelvis.

Mi lengua aceleraba su ritmo. Mientras le apretaba el culo con una mano, con los dedos de la otra los pasaba por su sexo, buscando su vagina palpitante. Sus movimientos de la pelvis cada vez eran mas rápidos. Con una mano apoyada en la pared sé aguantaba. Mientras con la otra mano presionaba sobre mi cabeza. Yo seguí agachado con mi cara entre sus muslos. Primero fue un dedo el que entro en su vagina. Estaba mojada. Desde pues pude meter dos dedos mas iniciando un movimiento de penetración. Sus palpitaciones las notaba en mis dedos. Su cuerpo se tensaba, sus piernas empezaron a temblar.

Yo tenia mi cara mojada por mi saliva y sus jugos. Arqueo su espalda. Tensó todo su cuerpo y una sucesión de espasmos me anunciaron el inicio de su orgasmo. Yo seguí con mi lengua rozándole suavemente el clítoris, mientras mis dedos unidos entraban y salían de su vagina con vigor.
Apretó mi cara contra su sexo mientras sus movimientos remitían y recuperaba su respiración. Me levante y con toda la cara empapada, la bese dulcemente. Nos apresuramos a vestirnos.

Ella abrió la puerta y observo que no había nadie. Aproveche para salir del lavabo de señoras. Ella avanzó delante de mi. Salimos a la calle, se giro y sin decir nada sé despidió con la mano. Yo volví hacia la entrada del Metro. En mi cara todavía sentía sus aromas.

Ahora cada día subo al metro a la misma hora y me siento en el mismo vagón...

ALATRISTE

Volver al Indice de Alatriste