Mis Inocentes Sobrinas (IV)
Por Ferlo
 
Como les relaté, mi mujer Laura se convirtió en la instructora sexual de mi sobrina Mariela, instrucción que realmente no necesitaba ya que tenia más información en ese tema que ella, incluso por la afición de Mariela por la penetración anal, mi esposa también se aficionó a esta técnica, sus agujeros traseros dilatados por el frecuente uso era mi destino permanente, terminaron compartiendo mi verga en todos los estilos y culiándome entre ambas, dormíamos juntos y desnudos caminábamos en la casa y yo manejé con el mejor criterio mi relación esposo-tio-amante, Laura se arrechaba sobremanera el verme hacer el amor con mi sobrina sobre todo cuando la enculaba. El resto del semestre fue una temporada deliciosa disfrutando y siendo atendido por mis dos mujeres, incluso cuando Laura que por la salud de su anciano padre, viajaba a visitarlo, Mariela era la esposa sustituta y dormíamos juntos desnudos, los celos no dieron para nada, por la habilidad para no crear diferencias.

Al final del semestre escolar de Mariela debía pasar sus vacaciones en casa, por lo que Laura me insinuó que como Julia mi hermana tenia tanto tiempo sin venir a nuestra ciudad, sería conveniente que ocupara el sitio de Mariela y como ella iba a estar viajando donde su padre, atendiera en su ausencia el apartamento.

Nos comunicamos con mi hermana y le propusimos su venida y aceptó encantada, ya que desde su matrimonio esa lejana zona rural había sido su única morada, pero nos pidió si la podía acompañar la pequeña Sonia, y le manifesté que a pesar de lo pequeño del apartamento eran bienvenidas y que acá nos acomodábamos.

Mariela se despidió esa noche, ofreciéndome una mamada especial, mientras yo chupaba el chocho de mi esposa sentada  en mi cara, luego se la metí a mi sobrina en su vagina  que se sentó en mi palo,  a estas alturas se tragaba mi verga de un solo golpe y tenía mejoradas todas sus técnicas.

Habíamos coordinado que el transporte que traía a mi hermana y  a mi sobrinita de su pueblo, recogiera a Mariela para su regreso, en la mañana recibimos a las dos  visitantes en la Central de Transporte y despachamos a Mariela quien poniéndome una mano sobre el bulto prometió pronto regreso.

Cuando Julia llegó me abrazó, mantenía sus bellos rasgos, sus cejas tupidas sobre unos ojos negros le daban un aspecto exótico y a sus 35 años a pesar de su precaria situación económica mantenía un cuerpo saludable, el vestido cerrado hasta el cuello no podía ocultar sus grandes tetas, características de nuestra familia. Mi sobrina Sonia con sus 15 años, era un encanto de niña, por su vitalidad y alegría que le daba su espíritu extrovertido,  sin embargo eso mismo le daba es toque de inocente malicia, desde que llegó me dio tremendo beso en la mejilla y  se colgó de mí, como siempre lo hace con su tío preferido.

Cuando tuve oportunidad le dije a mi sobrina al oído, "Sonia, estas tan  preciosa que provoca morderte".

-"Eso espero tío y que lo haga donde me gusta", me contestó sonriendo pícaramente.

-"Lo haremos bien rico, pero cuidado con tu mamá  que no nos sorprenda, no debe sospechar lo que ya hicimos, OK."

Julia estaba sorprendida como había cambiado la ciudad, pero más Sonia que quedó maravillada de las vías y edificios, fuimos a comer y caminar centros comerciales.

Por la noche fuimos al apartamento donde mi mujer las ubicó en el estudio y les preparó la cama de Mariela que  por pequeña, apenas les quedaba justo para las dos. Por la mañana del Sábado temprano lleve a Laura al aeropuerto que viajaba por una semana donde su familia, mientras dejé durmiendo nuestra visita en casa,  con un beso nos despedimos, a eso de las 8 a.m.  estaba de regreso a casa, tenía el día para las visitas.

Apenas se estaban levantaban, Julia con un camisón largo y un poco raído por el uso sobre todo en la zona de las nalgas. Me senté en la sala que era parte de su cuarto dado que el estudio anexo era su alcoba.  Julia se desperezó levantando sus brazos y las axilas estaba llenas de vellos largos, recordé que ellas en esa zona rural no se depilan. Cuando mi hermana paso a mi cuarto en dirección al baño no pude evitar mirar su trasero, yo sabia que ellas dormían sin panty, su raja se alcanzaba a percibir y un buen culo se apreciaba moviéndose. Seguí tras de ella mirando sus nalgas y le dije" Julia acuérdame para cambiarte esa bata, está muy gastada". En el cuarto se miró al espejo y se volteó viendo que la  raja se veía claramente a  través de la tela gastada.

-"Fernando que pena, si se me ven todas las nalgas".

-No te preocupes que estamos en familia, además todavía tienes un bonito cuerpo, recuerdo que eras la bella de la familia, déjame y te veo que hace tanto que no nos podemos ver que no te recuerdo mucho, sabes que  no había  tenido en cuenta como tienes de  grandes los pechos." . Notando sus globos y sus pezones a través de la ligera bata. Caminó a través del cuarto viéndole lo  ancha de caderas que se había vuelto, volví a mirar sus nalgas que algo gorditas pero sin celulitis

-"Sabes que con los embarazos se me crecieron mucho y los pezones los tengo muy grandes. Mira que tiene que ser mi hermano el que se da cuenta de lo quedan de mis encantos ya que mi marido ni cuenta se da, es un buen hombre, pero sin ninguna atención, bueno me voy a bañar para preparar el desayuno".

Entró al baño cerrando la puerta y sentí el chorro cuando orinó, al momento, le oigo que dice,

-"Fernando como funciona la ducha, primera vez que entro a una moderna?"

-"Quieres que entre y te indique?"

"Bueno pero pásame una toalla, que acá no hay".

Tomé una pequeña toalla y mi hermana sacó la mano, se la puso enfrente tapandose las tetas y la chocha pero los lados y toda la espalda quedó descubierta o sea que  sus nalgas estaban al aire. Entré al baño pero ella se recostó a la pared  para que no la viera medio en pelotas.

-"Bueno, menos mal que eres mi hermano de otra forma estaría apenada"

-"Tranquila, que no eres la primera mujer que veo desnuda ni espero que sea la ultima, ademes entre familia tiene que haber confianza"

La pequeña toalla apenas la cubría por delante, sus muslos estaban firmes, la hice seguir dentro de ducha, su espalda y sus nalgas quedaron expuestas y cuando levantó la pierna y se abrió la toalla  y de reojo alcancé haber su pubis velludo.

Le di las indicaciones y salí, pero por extraño que parezca me excitó la fugaz visión de mi hermana y quise ver mejor.

Cuando salió del baño en su toallita yo estaba sentado en la cama, y tenia una botella de crema para la piel en la mano, se la entregué y le dije,

-"Veo que tienes la piel de las piernas algo secas usa esto."

-"Como se aplica eso?".

-"Déjame y te enseño, acuéstate en la cama,  boca arriba"

Se acostó con la toallita encima y la toalla apena tapaba medio muslo,  ella tenia las piernas cerradas pudorosamente. Regué la crema en su muslo derecho y comencé a masajearlo,  luego pasé al otro y sentí que distendía los músculos abriendo un poco las piernas, levemente subí la punta de la toalla y  me agache un poco..!!Que mata de vellos tenia mi hermana.!!! . Seguí sobándola y mirando los largos pelos que cubrían sus labios. No me pareció prudente seguir mirando a mi propia hermana y además la verga se comenzaba a parar y no quería dar una mala impresión.  Julia se trató de levantar y pero al hacerlo abrió las piernas,  me mostró su poblado canal un instante. Mi vista quedó clavada entre su coño!!. Ella observó mi mirada y me pregunto sonriendo.

-" Que retratada te di, se me vio todita, ¡Estoy muy velluda, cierto?"

-"No te vi bien pero  despreocúpate asi estas bien, pero mejor vístete que creo ya se despertó Sonia, y te va a encontrar asi conmigo, entra al baño a cambiarte"

-"Bueno nada puede decir, si somos hermanos, cierto?

-"Verdad que sí, si somos de la familia". Dijo  mientras entraba al baño, sus nalgas eran dignas de admiración. Mi hermana no era tan complicada en ese aspecto.

 Fui a comprobar si mi sobrina había despertado,  estaba acostada con la sabana descubierta adormilada sobre un costado, aprovechando que su mamá estaba en el baño le levanté la bata, ¡que cuerpo tan lindo la piel banca de sus piernas y allí en centro su ya conocido pubis peludo, inconcebible para una quinceañera, pasé la mano por su coño y le acaricié los pelos, entreabrió los ojos y al verme me sonrió, con su falda levantada  impúdicamente abrió las piernas para que se le viera mejor, pasé un dedo por su grieta, luego a mi boca, lo saboree sonriéndole.

Sonia se levantó tenia una bata de tiritas a la rodilla en uso de retiro forzado, sus pechos trataban de salirse por los lados, me abrazó apretando sus tetas contra mí, me besó a lado de la boca y yo  puse mi mano en una de sus tetas, sobando sus pezones y le dije en voz baja,

-"Sonia te siguen creciendo, están grandísimas". Efectivamente en los últimos 6 meses había subido unas dos tallas, y la bata era insuficiente para contenerlas y por tener una apertura en el escote se veía toda la división y parte de los globos.

-" Tío es que ya voy a cumplir 16 años. Pero te parecen feas?.

-" No al contrario se te ven lindas, mas tarde te las voy a chupar, ves al baño que tu mamá ya va a salir".

La acompañe hasta la alcoba donde me senté en mi cama. Mi hermana regresó del baño y  se sentó a mi lado, mientras Sonia se metió en el baño sin cerrar la puerta, se levantó la bata dejándonos ver su peludo coño y se sentó en el sanitario oyéndose su chorro, su mamá le dijo,

" Muchacha cierra esa puerta que te ve todo"

Hay, mami, pero si es mi tío que importa, además ya acabé". Se levantó la bata para limpiarse y abrió las piernas, nuevamente pude apreciar su mota negra.

El ver la chocha de mi hermana y de  mi sobrina me pusieron arrecho y la verga se me comenzó a parar. Decidí salir del cuarto e ir a la sala para dejarlas solas para que se organizaran.

Desayunamos y salimos a conocer el resto de la ciudad, regresando por la noche al apartamento
A la hora de acostarnos y viendo que las dos  iban a dormir en la pequeña cama le dije a mi hermana,

-" Julia ustedes están incomodas en esa camita, yo estoy solo en mi cama doble, si alguna de ustedes quiere pasarse a mi cama no tengo ningún inconveniente"

A Sonia se le iluminó la cara e inmediatamente dijo, - " Miami, yo dormiré con mi tío, anoche dormí muy mal aquí"

Pero Julia replicó, "Sonia ni pensarlo, tienes el peor sueño, ya que te mueves y pateas toda la noche, no dejarás dormir a tu tío, así que te dejaré sola en esta cama y yo dormiré en la cama de mi hermano", con la protesta de Sonia nos retiramos a dormir.

Entré a lavarme los dientes al baño y cuando salí, mi hermana estaba solo en pantaletas colocándose la bata, alcancé haber sus grandes tetas se veían apetecibles, se giró dándome la espalda, yo no le di mayor importancia y abrí  una gaveta para sacar un boxer para dormir, observé que pasó al baño y se saco el calzón y comenzó a lavarlo en lavamanos, cuando regresó al estar iluminado el baño su cuerpo quedó revelado, sus caderas se translucían poderosas y en medio de las piernas una separación que presumía anchos labios,  me senté en la cama y comencé a quitarme la ropa, mi hermana solo me miraba desde el otro lado de la cama, a mis 38 años mi cuerpo se mantenía en forma, estando desnudo y dándole la espalda me paré, mi hermana  solo veía mis nalgas y mi espalda, me coloqué el boxer, nos acostamos y le dije,

-"Te acuerdas cuando fuimos de visita donde la tía Rosa y que despues de jugar entre el barro, ensuciamos la sala, nos hizo bañar juntos para que nos laváramos la tierra pegada, y eso que ya estabamos grandecitos, recuerdo que yo tenia ya 16 y tu 13 años, no toco enjabonarnos el uno al otro "
-"Claro que lo recuerdo, me dio pena porque ya tenia las tetas grandes y hacia tiempo no nos bañábamos juntos, pero ya sabes como era la tía de estricta".

-"No solamente las tetas grandes, sino la chocha peluda"

-" Bueno a también ya se te  veía el pene largo y grueso, me acuerdo que no querías darme el frente, y cuando me tocó jabonarte el pecho y baje hasta los pelos se te paró el pene y no quisiste voltearte de nuevo hasta que nos vestimos.  Eras más tímido que yo. Que tiempos cierto?.

 -"Oye Julia,  yo en esta época normalmente duermo desnudo, así que solo me pondré este pantaloncillo, es que este cuarto es muy caliente, no te parece?.

-"Es cierto y yo con esta bata de clima frío, estoy que me aso."

-" Bueno, yo tengo el remedio, ahí está la ropa de dormir de Laura que puedes usar y es mas fresca.
Me levanté y saque un babydoll blanca algo transparente que hacia poco le había regalado a mi mujer y se lo pasé a Julia, ella entró al baño se lo puso, definitivamente como cambió, se veía hermosamente sexi, se colocó las manos delante de los senos y el coño, diciendo,

-"Fernando, esto esta tan pequeño y transparente, creo que se me ve todo."

-"Quitate las manos y te digo." Julia levantó las manos y efectivamente, los pezones se notaban claramente, pero lo que me llamó la atención fue la gran mancha negra que ofrecía su pubis sin panty.
Tratando de quitarle importancia a su aspecto le dije, "No tampoco es tanto, total estoy yo solo".

Apague la luz de la mesa de noche pero la luz del baño quedó encendida, nos acostamos y  me tapé con una pequeña manta que tenia, Julia me dijo,

" Fernando esta temperatura es fuerte, yo ni me pienso tapar así que si no lo quieres no lo hagas tu."

Se acostó dándome la espalda, la bata apenas cubría sus nalgas, el borde estaba a centímetros de donde comenzaba su culo, para evitar la excitación también me voltee dándole la espalda

Traté de dormirme pero las imagines de las visiones de las vulvas de mi hermana y mi sobrina me trastornaban el sueño,  estando de espalda por lo menos no veía la  sensual imagen de mi hermana no era tan evidente, sentí  a mi hermana moverse inquieta en su lado, como a la media hora la sentí respirar rítmicamente, luego yo me dormí, me volví a despertar a las 6 a.m., me  coloque boca arriba y  mire  a mi hermana apoyado por la luz que provenía del baño y el alba que ya llegaba,  ¡!!! La bata se había subido y todo su bosque peludo estaba descubierto, la alfombra de pelos sin depilar por años cubría todo su triángulo y pasaba a sus muslos!!!, Una pequeña línea de vellos mas finos subía hasta el ombligo, la verga reaccionó ante tal estimulo, me bajé un poco el interior y  la  saqué por encima del boxer, la sentí dura, me la comencé a pajear lentamente, me  levanté para observársela mejor, sus vellos mas tupidos estaban al inicio de la raja,  que coño se gasta mi hermana!!!!, Con razón sus hijas tenían el chocho tan velludo!!!!, Me fascinó su vulva,  pensé en acercar mi nariz y olerle la chocha pero cuando me levantaba,  Julia probablemente por la luz mañanera, abrió los ojos, solo me tocó acostarme rápido y cerrar los ojos haciéndome el dormido, pero mi picha siguió apuntando el techo, Cuando Julia terminó de abrir los ojos se encontró con el palo de su hermano afuera y parado, yo trataba de sostener el ritmo de la respiración para que nos diera cuenta que estaba despierto, entreabrí los párpados y la vi mirando detenidamente mi herramienta,  acercó la cara y la detalló, tomó el borde del interior para cubrirla pero estaba muy templada y no lo  pudo hacer, luego me la agarró suavemente  por el tronco y lo apretó apreciando su dureza, el contacto con su mano dio como un corrientazo, bajó mi prepucio, la roja cabeza quedó descubierta y trató de meterla en el pantaloncillo, pero por la rigidez  se lo impidió, yo abrí los ojos como si apenas me despertara y la vi forcejeando con mi pene, - "Que pasó, que  me haces?".

-"No es lo que piensas, seguro estabas soñando,  se te paró y se salió del pantaloncillo, te la estaba guardando por si Sonia se levanta no te encontrara así, pero la tienes muy dura",

Yo seguía con mi verga afuera y parada, mi hermana viéndola dijo,

-" Por cierto que vergota tienes con esa cabezota tan grande, Laura debe estar feliz,  mi marido solo tiene la mitad tuya, pero ojo guárdala, ya debe estar Sonia por levantarse, yo me voy a bañar".

Apenas entro al baño me fui para la cama de Sonia, mi sobrinita estaba dormida,  me quité el interior, le coloque la punta de la verga en la boca, ella abrió los ojos y al verme me sonrió, me preguntó,

-" Dónde está mi mama?",

-" En el baño, puedes chuparla ahora", le contesté,

Abrió los labios  e introduje la cabeza roja en su boca, comenzó a chupar y a lamer.

- "Tío, hace seis meses que no la probaba,".

Ella acostada y  yo metiendosela y sacándosela de la boca infantil pero experta me puso a 1000.  Me puso una mano en la nalga para manejar el ritmo. Con la arrechera que cargaba mi orgasmo se aceleró, descargue un paquete de la leche acumulada en la garganta de mi sobrina que apenas podía tragar, pero lo soportó,  se levantó de la cama, con sus labios escurriendo mi semen, me besó en la boca, pude sentir mi propio sabor, baje mi mano y la metí en su coño, ente los pelos localicé su clítoris y lo masajeé,

-" Tío, tengo unas ganas de comerte la verga pero con la chucha, cuando me la vas a meter, estoy caliente por ti desde que llegué?"

-" Creí que tu mamá me dejaría dormir contigo y hubiéramos culiado a gusto. Déjame y pienso, ya se me ocurrirá algo".

Metí mi dedo central en su coño que estaba muy  baboso lo introduje hasta el fondo, el cálido interior de mi sobrina me incitó a meter otro dedo mas,  pero al tiempo oí la puerta del baño abrirse, solté a mi sobrina que se volvió a acostar me puse el boxer y fui a la cocina simulando buscar agua, regresé a la alcoba, mi hermana estaba en panty y  estaba colocándose el  brasier arreglando un broche que no funcionaba, el par de globos  los se balanceaban,

-"Que te pasa?" Pregunté.

 Al verme se tapó los senos con las manos pero estas eran insuficientes para cubrir semejantes ubres.

-"Es que los brasieres ya están muy trajinados, me ayudas a colocarlos".

Me puse a engancharlo cuando entró Sonia, quien vio la escena de su tío y su mamá  en interiores, pero su mamá con los senos medio cubiertos, pero siguió derecho para el baño, sin cerrar la puerta, oí el chorro de orín en el sanitario, como pude enganche el brasier, Julia ya sin pena se giró y pude observar en detalle sus tetas, voluminosas con finas venas en la piel, los pezones gruesos y oscuros y al borde de las rosetas unos vellos esparcidos. Tratando que pareciera un cariñito  familiar tomé entre mis dedos su pezón y lo palpé, la porción de carne se puso dura.

 -"Se ven bien, son bonitas", le susurré.

- "Gracias, me alegro que te gusten",  me sonrío.

En el baño oímos un chapoteo, nos asomamos al baño, era Sonia que  había llenando la bañera y  totalmente desnuda estaba acostada pataleando botando agua por los lados, su mamá le increpó,

-" Muchacha, salte de ahí estas inundando todo",

 Sonia se salió de la bañera con sus conocidos encantos descubiertos, los grandes senos y su velludo chocho, con su carita de niña regañada, se salió del baño, yo permanecía impávido viendo desnuda a mi sobrina delante de su madre.

-"No te preocupes que los pisos están impermeabilizados", intervine yo.

-"Bueno, sécate y ves a vestirte que ya le mostraste todo el culo a tu tío", terció riéndose Julia.

La niña tomó una toalla, mientas desnuda  se secaba lentamente  su cabellera, yo veía  sus  gordas nalgas paraditas y sus senos balancearse.

 Al salir dijo, - " Bueno él me ve el culo, pero es mi tío,  pero él  también te ve las tetas".

 -" Si pero yo soy su hermana y nos hemos visto desnudos desde pequeños.", replicó, no siendo del todo falso el argumento.

Dejé a Julia arreglando la cama y yo entré a bañarme pero dejé la puerta abierta, entré a la ducha y comencé a jabonarme, Julia apareció con una toalla en la puerta, yo puse mis manos sobre la verga al verla, Julia me dice,

-" Para que te la cubres si ya te la vi de cerca y bien parada, por cierto; Sigues siendo tímido!.

Me  quité las manos de la picha y Julia se quedo viéndola y dijo, "Sabes que también se ve bien". Y salió del baño.

Terminamos de vestirnos y por ser domingo decidimos visitar unos parientes lejanos que querían ver a mi hermana y Sonia se la pasó corriendo con sus parientes, sobre todo los varones que querían ponerle las manos encima sobre todo en las tetas, Julia se dio cuenta que el juego era un pretexto para agarrar las ubres de su hija y que ella no oponía mayor resistencia, más bien facilitaba el contacto, en esa visita se nos fue el día, nos fuimos al apartamento pues hacia una temperatura infernal.
Cómo la noche anterior  Julia se vino a dormir a mi cama, me dio la espalda y se sacó el vestido y luego me dice,

 -"Ayúdame a quitarme este brasier, pues tú lo enganchaste esta mañana", Acudí en su ayuda y le quite la prenda, se desbordaron sus globos,

-" No te pesan mucho esos melones?.

-"Realmente no pesan tanto, si quieres pésalos".

 Tomé él más próximo y lo sopesé con una mano, se lo agarre con la otra sobándoselo con cuidado, las dos manos apenas alcanzaban a cubrir su globo carnoso, la piel suave se le erizó y sus puntas se pararon y yo seguía sobando, para  darle algo de conversación, le pregunte,

 -"Cual es tu talla?".

-"Bueno creo que 38 C.¡ Ojo, cuidado de pronto viene la niña!", Retiró su teta de mi mano, se puso la
batica blanca y se fue al baño a lavar su interior. Mi hermana me dice

-" Fernando me voy a bañar pues no aguanto el calor"  y entró al baño,

Pasé donde mi sobrina y comprobé que ya dormía, regresé y me desnudé, abrí la puerta del baño,  el agua corria por el desnudo cuerpo de mi hermana que estaba de espaldas ¡ que buenas nalgas tiene la condenada!,

-"Creo que también me voy a bañar, dame lugar".

Julia se giró y se cubrió la velluda y oscura mata de vellos, Miró mi picha que sin estar templada ya tenia una buena erección.

-"¿Dónde está la niña?".

- "Tranquila que Sonia está durmiendo de lo cansada que vino"

-"Menos mal, porque no quisiera que nos encontrara en bola, a pesar que somos hermanos, pues ya estamos como grandes para bañarnos juntos, mira que te volvió a pasar lo mismo desde la última vez, tienes la verga bien parada"

-"Bueno tu también has cambiado, mírate esas tetotas y ese coño tan grande, pero bueno, dame campo"

Entré a la ducha y mi verga se tropezó con su muslo, otra vez con su nalga y ahora si estaba totalmente templada, Julia se agacho a jabonarse los pies y la cabeza de la verga quedó a pulgadas de su cara, de reojo miraba la tranca que le apuntaba, me quedé quieto y cuando se levantó mi glande tocó su mejilla, entonces yo me agaché simulando a lavarme los tobillos, pero mirando descaradamente, la ensortijada vulva de mi hermana con sus pelos húmedos y la raja a centímetros de mi rostro, ella tuvo algo de pena porque se giró dándome las nalgas pero con las piernas algo abiertas, enmarcada por sus buenas nalgas podía ver entre sus piernas el matorral negro de sus pelos, desde esa visión los pendejos escurrían el agua jabonosa que caía,  las fibras de 6 cm cual líquenes goteantes  destilaban el líquido, pensé que la leche se iba a salir sola, mientras me agachaba más para detallarle los labios Julia volteó la cara y me sorprendió mirándola ensimismado entre las piernas, solo le dije,

-"Julia que chucha tan peluda tienes, sabes".

-"Siempre he tenido el coño bien velludo. Por la forma como le miras creo que te gusta o me equivoco".

-"Tienes razón, no te equivocas, se ve provocativo, quieres que te jabone las piernas",

-"Bueno ya que estás agachado, jabóname por detrás, que yo lo hago por delante".

Tomé el jabón y comencé a pasarlo por su espalda y enseguida pasé a las nalgas,  bajé a las piernas, puse una mano por fuera y una por dentro una de la pierna, cuando subí arriba de sus muslos, el dorso de la mano que iba por dentro tocó su pelambre, pensé que iba a molestarse pero solo abrió  las piernas un poco, con confianza metí mi mano entre las piernas cogiendo sus labios peludos haciendo el que se los jabonaba un momento, froté sus pendejos y volví a pasar rápidamente a las nalgas, las abrí miré su chiquito,  lavé su hueco trasero y mi hermana tan tranquila, mi excitación estaba al máximo me levanté para no derramarme ahí mismo y cerré la ducha.

Nos salimos desnudos  del baño y le dije "Por favor sécame".

Comenzó por la espalda y bajó a mis nalgas donde se demoró más de la cuenta, "Tienes buena cola.
Voltéate". Mi verga sin ninguna vergüenza estaba estirada, y por momentos palpitaba de la arrechera, me secó el pecho, la barriga y tranquilamente se puso a secar mi picha, La agarró  con una mano y le peló la cabeza hasta atrás, sin soltarla pasó a las bolas  y me dijo,

-"Óyeme, hermanito que picha tan dura tienes, y  más  gruesa de lo que me acordaba, la tuya y la de mi marido son las únicas que he visto y agarrado, pero está preciosa ...y caliente", mientras seguía sobándola, yo estaba arrechisimo.

 Tomé su cara y dirigí  el glande descubierto directamente a sus labios.

- "Me alegro que te guste. Sabes Julia vas ha tener que hacerme el favor de  chupármela, la leche la tengo muy cerca, creo que sabes hacerlo, cierto?.

-" Bueno hermanito tu mujer me  dejó encargada de la casa, supongo que para remplazar a Laura debo hacerlo bien, además desde que te vi ayer en la cama con la picha afuera, me provocó mamártela".

Sin más se metió el trozo en la boca  chupando la cabeza, mientras me masajeaba el garrote, metió media verga en su boca, la sacó le pasó la lengua a la cabeza y luego la engulló hasta donde pudo, que visión!!, Mi palo entrando y saliendo entre sus labios, no aguanté más se vino el chorro de leche que se disparo a su garganta, de la impresión se sacó la verga de la boca, otro golpeó su barbilla y el último cayó en su pecho.

-"De verdad que estabas caliente, te viniste enseguida y como botaste de leche, apenas pude tomármela. Pero ahora el problema lo tengo yo, con esa mamada que te hice ahora estoy bien arrecha, me vas a tener hacer el favor de meterme la verga, quiero probar ese tamaño", me dijo mi hermana.

-"Acuéstate en la cama y abre las piernas que yo te soluciono esa calentura."

Cuando Julia abrió el compás de sus piernas y vi de cerca su Monte de Venus, me dejó asombrado por la vulva que manejaba, no era solamente lo peludo de su coño, sus labios de casi dos centímetros de ancho cada uno, era la avenida boscosa más impresionante vista, abrí los labios y su semilla apareció entre la fibrosa alfombra.  Bajé  mi cara y al fin chupe ese coño tan ansiado, lamí  su botón mientras gemía, su clítoris como un frijol estaba durisimo,  su jugo baja en abundancia y así lo bebí, respiraba ansiosamente, levanté sus piernas poniendo sus rodillas contra sus tetas y apareció el hoyo trasero que era tan velludo como sus labios, aparté los pelos y clave  mi lengua y lo lamí a gusto,

-"Fernando, no importa que seas mi hermano pero quiero tu verga dentro de mi coño  pero ahora, que arrechera tengo!!",

Ya mi palo estaba en forma, levanté sus piernas y las puse en mis hombros, me coloqué entre las piernas de Julia y poniendo el glande entre labios, decidí penetrar a mi propia hermana, hundí mi garrote lentamente disfrutando la clavada, se la metí con toda la premeditación, con el incesto estaba consumado, mientras me miraba a los ojos me dijo,

- "Te voy a confesar algo, No sabes cuantas pajas me he aplicado cuando recordaba tu verga en el baño de la  tía Rosa, me he sobado mucho la pepita recordándola, es que mi marido a veces me deja iniciada y así me bajo la arrechera, de verdad está tan sabrosa como lo supuse asi que muévela bien, Oh..me estás tocando el fondoooo.. donde nunca ha llegado mi marido, ahora si me siento  bien llena",

Baje mi boca a sus tetas y comencé a morder sus pezones, se irguieron desde las  inflamadas roseta, apenas me cabian en la boca, encorvándome encima de mi hermana chupando sus tetas y metiéndosela al tiempo, la oía gemir,

-" Asi, Así,.. Por favor . clávame mas!!.

Se la metía hasta el fondo, la sacaba y la voliva a meter, ayudado por la abundante lubricación, de  pronto pasó sus piernas alrededor de mi cintura  teniéndome ensartado hasta el fondo presionando mis nalgas con sus talones, nuestros pubis chocaron, los pendejos se revolvieron, la vagina de Julia era un guante que me ordeñaba,  mi semen pidió vía y se desbordó, descarga sobre descarga dentro de su vulva, mientras Julia clavaba sus uñas en mi espalda, su orgasmo estaba en lo mas alto, refregando activamente su clítoris ansioso contra la base de mi picha.

-"!!! Ay carajo..Que rico.hermanito. ..me mataste.., Esto si es un polvo!!!!. Espero volverme a comer tu picha todos estos días!!!!!!"

Todavía encima de mi hermana y con la verga dentro de ella levanté la  vista,  pude ver que dos infantiles ojos desde el oscuro fondo exterior de la puerta nos observaban excitados...

(Continuará)
 

Ferlo
 
Volver al Indice de Ferlo